Los mundos de Yupi



La propuesta de Colin Beavan, que ha vivido un año sin luz eléctrica, televisión, lavadora, comida que no fuera ecológica y a la luz de una vela me parece mas aquella serie que jamás he visto pero que alguien me ha comentado: "Los mundos de Yupi". Es elogiable, pero hacerlo irrealizable para el común de los mortales, y menos en Manhattan. Eso sí, la película-documental ha triunfado en el festival de cine independiente de "Sundance", que es lo mismo que decir que este hombre ha ganado varios millones de euros por un año de sacrificio de su vida (en paro) acompañado de su mujer periodista de "Business Week" y de su hijita, que seguro que ha sido la que mas ha sufrido-divertido con la aventurita yupitera.