Tras el conejo blanco


"White Rabbit" es una de mis canciones preferidas. La escribió Grace Slick, la cantante para mí con mas morbo del rock. Basó la canción en el conejo blanco que aparecía en "Alicia en el País de las Maravillas", porque Alicia lo perseguía. Además su metáfora alucinatoria y de "trippy", surrealista en una palabra.
Algunas historias para niños tienen ese aura de alteración de la realidad con imágenes muy sugerentes.
Dicen que Slick tuvo la idea tras tomar un LSD y escuchar "Sketches of Spain" de Miles Davis, con influencia del "Bolero" de Ravel como sabéis.
Cuando se unió a Jefferson Airplane en 1966 se llevó consigo este temazo. Años después actuarían en Woodstock siendo para mí una de las mejores actuaciones de aquellos tres días junto con la de Santana y Hendrix.
Slick era hija de inmigrante noruego-sueco y descendiente directa de pasajeros del Mayflower. Su mejor amiga era Janis Joplin y entre sus rollos sexuales se cuentan a Jim Morrison (1968).
Su presencia sorprendió a los asistentes aquella mañana del tercer día tras la actuación incendiaria durante la madrugada de los Who.
Se cuenta que en 1969 intentó meterle LSD en el té a Nixon aprovechando una visita al presidente en la Casa Blanca invitada por su hija, con quien había estudiado.
Por cierto, el sombrerero loco de "Alicia" nada tiene que ver con un personaje adicto a las drogas, sino que en la época Victoriana estos profesionales usaban mercurio para ayudar a la tela en la construcción de sombreros, y la exposición prolongada al mercurio les causó lesiones cerebrales. La merienda Loca es una parodia de las maneras victorianos, algo que los nortamericanos no entendieron nunca.
Lewis Carroll, un matemático y lógico, utiliza una lógica extraña en su libro, pero nunca escribe bajo la acción de la droga ni sobre las drogas, sino que es un divertimento. Llegaron a acusarle de pedófilo, pero él ni sus contemporáneos están para contextualizar aquellas fotos a niños que hacía.
De hecho Slick llegó a decir que escribió la canción para responder a todos aquellos que veían el rock como un mundo de drogas, y así su idea fue que si tu ves droga en el rock, también la puedes ver en las historias para niños.