Quadrophenia







El guitarrista de los Who escribió Quadrophenia cuando oyó de un mod que se había suicidado lanzándose desde lo alto del acantilado de Beachy Head, el típico acantilado inglés de color blanco.
A principios de los años 60 la clase obrera británica tenía mas dinero y los jóvenes podían permitirse el lujo de comprarse buenos trajes, scooters y pastillas. Muchos eran carne de fábrica, pero los fines de semana se iban a Brighton y eran los amos con sus mejores galas.
La píldora anticonceptiva es de esa época y así el sexo era mas seguro. Semanas antes de comenzar el rodaje falleció el batería de los Who, Keith Moon, con lo que estuvo a punto de cancelarse.
Pocos saben que el protagonista iba a ser Johnny Rotten, el cantante de los Sex Pistols, pero la aseguradora de la película lo rechazó porque con buen criterio sabía que no aguantaría un rodaje.
Los actores (de 18-20 años) para meterse en el papel iban a fiestas de mods (de 40 años) en el East End. Geoff Dexter les enseñó a bailar, incluido Sting, que por cierto tampoco sabía montar en moto. Le llamaban Gordon the Moron.
La escena final en la que sale despedida la moto del protagonista por el acantilado fue calculada por unos especialistas que se equivocaron en sus cálculos y casi dan con la Lambretta al helicóptero del director, Frank Rodden, especialista en documentales.
En la escena de la lucha en Brighton hay centenares de mirones qeu fliparon con la pelea. Acudieron motoristas del sur de Inglaterra al saber que había gresca. El director solo dijo "fight" y se armó la marimorena, pero los extras contratados como polis llevaban el casco mal puesto y se escojonaban, con lo que Rodden repitió la escena acercándose al grupo de mods y diciéndoles al oído: "Los extras vestidos de policías me están jodiendo el rodaje", con lo que se montó la de San Quintín, si bien nadie resultó herido grave, pero sí varios de ellos con magulladuras, incluido un poli real que controlaba el tráfico. Nadie oía las instrucciones ni veía las cámaras por el mogollón que había, por eso resulta tan auténtica.