Un ejemplo de viejos oficios: La Cámara Oscura





La mejor imagen no se toma con la mejor cámara y ‘una simple caja de zapatos’ puede ser artífice de la gran fotografía.El israelí afincado en Francia Ilan Wolf ha alcanzado renombre internacional por plasmar objetos con cámara oscura. La técnica que utiliza se basa en reutilizar cualquier tipo de envase, ya sea una caja de galletas, una habitación o incluso un pimiento y convertirla en una cámara, un espacio hermético que contiene el negativo o papel fotográfico sobre el que se imprimirá la imagen, que entra a través de un pequeño agujero. A su juicio, la sociedad ‘vive en torno al consumo’ y es importante que haya ‘locos’ o ‘idealistas’ que valoren el esfuerzo y el trabajo manual y enseñen a las futuras generaciones que se puede hacer muchas otras cosas a parte de ‘ver la tele’ y vivir más cerca de la ‘aventura’.Vive de forma errante en una furgoneta que representa su herramienta de trabajo, ya que la ha convertido en una ‘gigantesca cámara’ oscura desde la que retrata el mundo.La ancestral cámara oscura, usada ya por Aristóteles y Leonardo Da Vinci, es una especie de habitáculo cerrado herméticamente con un pequeño agujero, que funciona como una lente y proyecta en la imagen del exterior invertida, por donde entran los rayos de luz.