Kurosawa-Lucas


En la actualidad el tema de los samuráis se ha globalizado y uno de los máximos exponentes de este tipo de películas son las del mismo Akira Kurosawa, las cuales han sido reconocidas a nivel internacional. Una de sus grandes películas, Los Siete Samuráis ha sufrido diversas adaptaciones, entre la que destaca la película de Los siete magníficos y un «Western» de John Sturges de 1960. Otra de las películas de Kurosawa, La fortaleza escondida, sirvió como inspiración para parte de la trama de La Guerra de las Galaxias de George Lucas así como de los personajes de Obi-Wan Kenobi, el maestro Yoda, C-3PO y R2-D2.
Ambientada en el Japón feudal del siglo XVI, cuenta la historia de un samurái (interpretado por Toshiro Mifune) que debe liberar a la princesa Yukihime y escoltarla durante el largo regreso por territorio enemigo. En ese viaje cuenta con la ayuda de dos soldados -uno alto y otro bajo, que están siempre en constante pelea-, los cuales aportan el lado cómico del filme. En esos cuatro personajes se basó Lucas para definir, respectivamente, a los principales caracteres de su saga galáctica: Obi-Wan Kenobi, la Princesa Leia y los androides C-3PO y R2-D2. Por otro lado, la inspiración japonesa es bastante evidente en muchos puntos del filme. No solo en Obi-Wan, que fue creado partiendo de un guerrero samurái, sino también en el maestro Yoda, en las artes marciales de la lucha de espadas y en toda la filosofía de los Jedis.