Mi héroe


The Archive from Sean Dunne on Vimeo.
Su nombre es Paul Mawhinney. Es el mayor coleccionista de todo el mundo de vinilo. Está casi ciego y tiene 67 años. Ha puesto en venta todos sus discos por solo 3 millones de dólares y nadie se los compra. Explica cual es la gran diferencia entre el vinilo y la grabación digital, algo que intento explicar a todos y cada uno de mis amigos sin que sirva de mucho. Donde esté un Mp3, me dicen, que se quiten los putos discos. En fin, viendo ésto cambiaréis vuestras cortas y comprimidas miras de ver el mundo. Y por cierto, nada hay tan placentero como sentarse y poner un disco de vinilo en tu tocadiscos.

2 comentarios:

Marino dijo...

Insisto, baldiño: mucho mejor la música digital siempre que no esté muy comprimida (formato WAVE, p.e.)estoy harto de mis viejos discos llenos de surcos, roces, rallones....
Cierto que poner un disco de vinilo es un placer...pero porque significa significa que tienes tiempo para perderlo...pero imagínate tu disco favorito grabado en MP3 y escucharlo mientras montas en bici, vas en coche, haces el amor (sin interruptus para cambiar de cara...)...seguro que ese señor está así de enorme de tanto escuchar musica sentado...y ahora tiene que vender su colección pasra pagarse el by-pass coronario.....piensa en ello...

baldinho dijo...

Pero no me digas que no te dio pena cuando lo ves llorando y observas la enorme cantidad de vinilo que se pudrirá en ese desván sin que nadie jamás lo escuche ni le de buen uso.