Ya te gustaría vivir en el Dakota

Todo el mundo piensa que el edificio Dakota (Nueva York) está maldito solo porque allí se rodara "La semilla del diablo" y Mason matara mas tarde a la esposa del director, o porque en la puerta asesinaran a Lennon, pero os demostraré que no.
Primero, Mason dio tres puñaladas a Sharon Tate por error. Se dirigía a la casa del único Beach Boy surfero (Dennis Wilson) para recuperar su pequeña libreta negra en la que había escrito todas sus canciones. Su mayor pasión era la música. Desconocía que Wilson había vendido la casa de 10.050 de Cielo Drive (Los Ángeles) a Polanski. Entró en plena fiesta privada y nadie sabía nada de la libreta. Imagínate la escena, unos millonarios y unos pordioseros hippies que parecía que pedían limosna.

Wilson conoció a la familia Mason cuando dos de sus chicas hacían autoestop en 1968 a pocos metros de su casa, y como buen caballero no quiso hacer el feo. No sabía donde se metía. Wilson le presentó al productor Terry Melcher para que le grabara algo, pero éste no le hizo ni caso. Melcher es el hijo de Doris Day y se cuenta que Manson tras la masacre cantaba "Que será, será", un éxito de Doris Day. Por cierto, Judy Garland vivió en el Dakota, pero no quiero liaros.
En cuanto a lo de Lennon, si fuera cierto Ono no viviría todavía hoy allí, ni Antonio Banderas y Madonna se empeñarían, sin éxito, en hacerlo, al igual que Jennifer López y Marc Anthony, Bono, Sting, Paul Simon o Roberta Flack.
Mark David Chapman, supuesto miembro de una iglesia fundamentalista dedicada a la persecución del Diablo, tirotearía frente al Dakota a John Lennon. Llegó a decir que el motivo fue el disco Sgt. Peppers, en cuya portada aparece el satanista Aleister Crowley, quién residió también en el Dakota.
Dicen que el mayor satanista vivo, Anton LaVey (Podréis ver en las librerías su particular biblia) asesoró a Polanski para "La semilla del diablo", lo que desmontaría la teoría que una secta satánica cabreada porque en esa película se desvelaron rituales sería la que encargó a Mason el asesinato de su esposa. Mason y LaVey se conocían, pero a finales de los 60 en Los Ángeles parece ser que se conocía todo bicho viviente que le fuera lo del "amor libre". En realidad Polanski se basó en el sumo sacerdote de brujería Gerald Gardner (Scire), que se alojó en el Dakota, donde celebró rituales celtas mágicos. Hoy en día en Euskadi se celebran muchos akelarres.
Por cierto, el edificio victoriano se llama Dakota porque cuando se construyó, en la calle 42 con Central Park West Ave. (1884) no llegaba allí ni la luz y los neoyorkinos decían que ir allí era como viajar a Dakota. Hoy en día, a diferencia de lo que ocurre con edificios con oscuro pasado, los precios de sus apartamentos son prohibitivos para el resto de los mortales. Debe ser que les llueve el dinero a los satanistas, esperemos que la crisis también les afecte.