Se despertaban al escuchar a los niños hambrientos


Así escribió un nazi en un diario que llegó a las manos del escritor de ciencia ficción norteamericano Phillip K. Dick. Lo que leyó le removió tanto las entrañas que descubrió que hay sobre la faz de la tierra personas que no son humanas, pero aparentan lo contrario. En su libro "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" muestra un mundo futuro en el que el hombre ha destruido el planeta, la mayoría se han ido a otros planetas y unos pocos se han quedado. Si habéis visto la película "Blade runner" Harrison Ford interviene en el papel de policía que busca a unos androides/replicantes para cargárselos porque se han rebelado. Su rebelión consistía en que habían descubierto que estaban programados para morir a los 4 años. Se fabricaron sin sentimientos, por lo que eran fácilmente descubiertos mirándolos a los ojos. Los que pocos sabéis es que el policía también era un replicante (Versión del director).
Lo que este escritor quiso mostrar al mundo es que incluso unas máquinas tienen mas humanidad que los hombres. En "Blade Runner" hay una escena impresionante en la que un androide salva a Harrison Ford de la muerte y le relata las maravillas que ha podido presenciar en el inmenso espacio exterior. Como no tienen pasado, otros replicantes se fabrican el suyo con fotos de humanos que asocian a un pasado que se inventan.
Uno de los pocos humanos que aparecen en esta película es el, digamos, "Bill Gates" que construyó los androides; el cual había inoculado un virus a su principal ingeniero, cuyo antídoto solo tenía él, con el objetivo de tenerlo controlado. En fin, en la vida cotidiana estamos rodeados de tipos violentos y agresivos que no tienen ni un átomo de humanidad.
Mis abuelos suelen contar que antes las cosas no eran así de inhumanas, que se podían dejar la puerta de su casa abierta de par en par. Yo digo que en el 39 y el 45 fueron mucho peores. Mi abuelo estuvo en la Guerra Civil y sabe lo que es el horror, pero él se refería que actualmente todos nos estamos volviendo un poco salvajes, con ese instinto animal de "sálvase quién pueda". Pienso que con una simple sonrisa las cosas irían mucho mejor. La empatía es lo que todos necesitamos.