Heavy Metal


Se trata de una diatriba contra los abogados, los managers del negocio musical y todos los que sacan pringue del trabajo de unos músicos, en este caso de Black Sabbath, una banda de currantes formada en 1968 en una zona pobre de Birmingham e integrada por Ozzy Osbourne, Tony Iommi, Geezer Butler y Bill Ward. Sus composiciones evocan atmósferas siniestras y demoníacas, con anuncios apocalípticos.
Cuando firmaron por el sello Vértigo, el artista Marcus Keef incluyó en el interior un crucifijo invertido. Desde entonces se acusó al grupo de magia negra. La explicación que dan es que odiaban el pop y el rollo de las flores en el pelo, y optaron por esta temática.
El sonido oscuro proviene de un accidente, ya que el guitarrista Iommy
se cortó dos dedos de la mano derecha cuando trabajaba en una fábrica, y la prótesis que tiene, cuando percute las cuerdas saca ese un sonido más metálico. El 20 de enero de 1982 el cantante fue hospitalizado tras una actuación en el Veterans Memorial Auditorium de Des Moines, Iowa (Estados Unidos) por mostrar al público un murciélago. Dicen que fue Ozzy el que mordió al murciélago y que le aconsejaron una observación por si se hubiera infectado. También se comenta que en una ocasión, delante de ejecutivos discográficos y antes de firmar un contrato, sacó de debajo de la chaqueta una paloma y la degolló para rubricar el contrato con la sangre, pero esta es una de las miles de leyendas urbanas de este personaje, del que la MTV hizo un reality show mostrando su vida diaria con su familia. Verlo en directo es todo un espectáculo.